«

»

Nov 09

La Importancia Del Salmo 110

Joel MacDurmon

El Nuevo Testamento cita el Salmo 110 más que ningún otro pasaje del Antiguo Testamento. Este énfasis apostólico merece más atención de la que ha recibido hasta ahora. En las referencias del Nuevo Testamento a este pasaje encontramos las claves determinantes de la escatología, es decir, de la doctrina del futuro. Las ideas resultantes que recogen la manera cómo Pedro, Pablo, y otros aplican el Salmo 110 remueven gran parte de la comprensión popular de la profecía y de la enseñanza del “fin de los tiempos”. Una comprensión más coherente ayudará a los Cristianos modernos a ver a través de la fatalidad y pesimismo populares, a través de la histeria apocalíptica maníaca, y en lugar de ello, abrazar una vida Cristiana optimista y orientada a objetivos que muchos aún no han considerado.

El Salmo 110, simplemente, enseña:

(v.1) que el Señor (Adonai) se sentará a la diestra del Todopoderoso (Yaweh), y mientras el Señor sostenga esa posición de su trono, el Todopoderoso vencerá a todos sus enemigos.
(v. 2) que esta conquista se produce a través del poder de la fuerza del Señor aplicada en contra de sus enemigos (en otras palabras, la entronización del Señor no quiere decir que Él se sienta en lo alto y se desconecta de los asuntos mundanos, sino todo lo contrario). Este punto es ratificado y recibe nuevo énfasis en el v. 5.
(v. 3) que durante el tiempo que Él está gobernando en Su trono, el pueblo de Dios se reune voluntariamente y le sirve,
(v. 4) que el Señor no reina como cualquier otro rey ordinario, sino como un rey-sacerdote eterno como Melquisedec (Melquí-Zedek en hebreo significa “Mi Rey es justo”) – un punto fuertemente enfatizado de Cristo en el libro de Hebreos .
(v. 5) que el Señor-Sacerdote-Rey se ocupa en el sometimiento de sus enemigos desde su asiento entronizado, y por lo tanto de manera conjunta con el Todopoderoso.
(v. 6) que Su gobierno se extiende sobre naciones incrédulas y sobre las cabezas de las naciones; Él es realmente un Rey de reyes.
(v. 7) Él no se detendrá para descansar o abandonar la batalla, lo que significa Su dedicación en la constancia de Su misión hasta la finalización de la tarea. Esta es la lectura simple del texto.

Los escritores del Nuevo Testamento recogieron y aplicaron este mensaje simple como Jesucristo lo cumplió. Pedro anuncia que esta misión, esta entronización comenzó cuando Cristo ascendió al Padre (Hch. 2:31-36). Por lo tanto, Cristo está sentado en ese trono ahora; el reino de Dios no es esperado en ningún futuro “venida” o “aparición” con el fin de inaugurar a su líder: Él se ha sentado en Su trono de una vez por todas. Cristo tenía claramente este pasaje en mente para sí mismo: Él se refirió a su naturaleza divina con el fin de refutar a los fariseos (Mt. 22: 41-45), y para su inmediata reunión a la diestra de Dios con el fin de anunciar el juicio venidero sobre los líderes de Jerusalén (Mt. 26:64). Estos dos pasajes (entre muchos) son suficientes para demostrar cómo Cristo cumplió la profecía de Su entronización en su ascensión y reunión con el Padre. (El escritor de Hebreos deja esto claro también Heb. 1:1-3, 13).

Debemos, pues, esperar que el resto de la profecía fluya desde el mismo gobierno presente de Cristo de manera lógica y consistente como dice el Todopoderoso en el Salmo 110. Nosotros, de hecho, sí encontramos esto como enseña el apóstol Pablo en 1 Corintios 15. En la discusión de la realidad y la implicación de la resurrección victoriosa de Cristo, Pablo dice lo siguiente:

“Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida, entonces vendrá el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y poder . Porque él tiene que reinar hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el último enemigo que será destruido es la muerte” (1 Cor. 15:22-25).

De esto aprendemos que Cristo, en Su reino presente, continuará Su conquista hasta que suprima completamente toda oposición a Su gobierno. En este punto, después que Él haya suprimido todo dominio, toda autoridad, y no un momento antes, Él vendrá y resucitará a Su pueblo del último enemigo, la muerte. El escritor de Hebreos confirma esta idea de que Cristo reina actualmente, esperando que Sus enemigos sean hechos estrado de Sus pies (He. 10:12-13).

Encuentro esta serie de la profecía del Antiguo Testamento como la interpretan y aplican los autores del Nuevo Testamento para presentar una visión simple pero desafiante de la escatología. Es simple en la claridad con que los apóstoles la presentan: Cristo ya cumplió el versículo 1 del Salmo 110, y en la actualidad vivimos en el momento de la manifestación exterior histórica de la conducción de la guerra (Sal. 110: 2-7). Debemos esperar, como Cristo actualmente está esperando (He. 10:13) – experimentar un sometimiento gradual y progresivo de sus enemigos en la historia. Este proceso continuará hasta que haya abolido por completo toda oposición. Entonces, y sólo entonces, ha de venir a resucitar a los santos que han muerto en el ínterin.

Compare este entendimiento muy simple, obvio, y consistente con las opiniones “premilenialista” “dispensacional” y popularizada por C. I. Scofield en la Biblia de Referencia Scofield. En sus notas sobre el Salmo 110, “el doctor” Scofield comete agunos errores fundamentales, y también no trata los aspectos más importantes. Voy a citar sus notas exegéticas más relevantes primero, y luego trataré sus comentarios de forma individual. El escribe,

“La importancia del Salmo 110 es atestiguada por la notable importancia que se le da en el Nuevo Testamento. (1) Se afirma la deidad de Jesús, respondiendo así a los que niegan el significado divino completo de su título del N.T “Señor” (v 1; Mat 22. 41-45; Mc. 12:35-37; Lc. 20:41-44; Hechos 2:34-35; Heb 1:13; 10:12-13). (2) Este salmo anuncia el sacerdocio eterno del Mesías, una de las enseñanzas más importantes de las Escrituras (v 4;. Gen 14. 18, note; 7:1-28; 1 Tim 2:5-6;. Juan 14:6). (3) Históricamente, el Salmo comienza con la ascensión de Cristo (v 1; 20. Juan 17; Hechos 7:56; Ap. 3:21). (4) proféticamente, el Salmo espera (a) el momento en que Cristo aparecerá como la vara de fortaleza de Jehová, el Liberador de Sion (Rom. 11:25-27), y la conversión de Israel (v. 3; Joel 2:27; Zacarías 13:9; Véase Dt 30:1-9); y (b) el juicio sobre los poderes de los gentiles que precede a la creación del reino (vs. 5, 6; Joel 3:9-17; Zacarías 14:1-4; Apo. 19:11-21).”[1]

En los puntos (1) y (2) Estoy de acuerdo sustancialmente. De hecho, estoy de acuerdo con el punto (3), así que esta Escritura-comenzó a encontrar su realización históricamente con la ascensión de Cristo. Pero debió, incluir Hechos 2:34-35 como texto de prueba aquí en lugar de en su punto (2) solamente. En Hechos 2:32-36, Pedro enseña definitivamente que el Salmo 110: 1 encuentra su cumplimiento en la ascensión y la sesión de Jesucristo.

Lo más problemático en los puntos (3) y (4), su distinción arbitraria y artificial entre lo “histórico” y lo “profético” plantea la cuestión de interpretación. Desde la perspectiva del salmista (de la que Scofield debería haber comentardo en este punto), todo el Salmo se mantuvo “profético”, si tomamos este término en el sentido de “futuro”. Incluso la reunión de Cristo a la diestra del Padre se mantuvo en un futuro muy lejano para él. La arbitrariedad aparece en donde Scofield determina que trazar la línea. Él acepta la ascensión de Cristo como el cumplimiento único del versículo 1 del Salmo 110, y luego deja el resto del sometimiento de los reinos como una “profecía” centrada en un grupo étnico-Israel perteneciente sólo a un futuro lejano. Esto, por supuesto, tipifica el sistema dispensacional tradicional en general. Pero apenas hace justicia al propio Salmo 110, por no hablar de la interpretación que hacen los escritores apostólicos del mismo. Los más modernos dispensacionalistas “progresistas” han reconocido la unidad de la profecía en el Salmo 110:

“Efesios 1:20-22 y Colosenses 3:1 también ven a Cristo sentado a la diestra de Dios, con el último pasaje haciendo hincapié en el hecho de que todas las cosas están actualmente en sujeción a Él … Pedro se une a Pablo al subrayar el presente sometimiento de las autoridades y de los poderes a Él [1 Ped. 3:22]… Algunos dispensacionalistas han argumentado que la entronización del Salmo 110:1 tuvo lugar en la Ascensión, pero que el reino del Salmo 110:2 no se llevará a cabo hasta un tiempo en el futuro… Esta interpretación no tiene en cuenta el contexto literario de los Salmos y la forma en que se aplica el texto completo a Jesús en el Nuevo Testamento.” [2]

La línea arbitraria de Scofield conduce (¿o permite?) que él aplique mal el resto del Salmo a algún reino futuro, físico, israelí del mundo. Él por lo tanto, en su punto (4), separa la entronización actual de Cristo de “la vara de tu poder de Sion… en medio de tus enemigos.” Toma este material del Salmo 110:2 para aplicarlo sólo después del regreso físico de Cristo a la tierra y no a un sometimiento actual de sus enemigos. Esto contradice de plano a los apóstoles (Ef. 1:20-22; 1 Pedro 3:22.).

Además, Scofield reduce “tu pueblo” en el Salmo 110:3 a significar sólo el pueblo judío. Esto contradice el Nuevo Testamento, que habitualmente nos enseña que el pueblo de Dios incluye tanto a Judíos como a Gentiles (Romanos 2:26-29; Gal 3:26-29; Ef. 2:13-22), y que estas personas del Nuevo Testamento son los herederos elegidos, el pueblo dispuesto para el Rey-Sacerdote (1 Pedro 2:9-10; Apo. 1:5-6). Scofield espera una “conversión de los Judios” antes de que Cristo pueda ejecutar su conquista en la tierra. Mientras tanto, Cristo ha formado “Judios espirituales”, “reyes y sacerdotes” en su pueblo en todo el mundo, y expande Su dominio a través de la fe de ellos.

Aún más siguiendo su falsa división, Scofield, por último, ve un futuro juicio de los poderes gentiles que debe ocurrir antes del “establecimiento del reino.” Lo que he dicho hasta ahora ya ha disipado estas nociones; Cristo ya ha tomado Su trono, establecido Su reino, y ahora en la actualidad, de manera progresiva, juzga esos “poderes gentiles.”

Este simple Salmo y la clara interpretación dada al mismo por los apóstoles debe servir como un punto de inflexión para los Cristianos modernos. No esperamos un reino futuro. Nosotros no esperamos una conquista por parte de Cristo que comience por completo en el futuro. Más bien, Cristo ha establecido Su reino. Él tiene todo poder en el cielo y en la tierra (Mat. 28:18). Nos encontramos en medio de la conquista. Algo de esta espera la finalización, pero está iniciada y en curso en este momento.

Una referencia a menudo pasada por alto y algo oscura aparece en el último versículo del Salmo 110. El versículo 7 dice de nuestro Sacerdote-Rey conquistador, “beberá del arroyo en el camino, Por lo cual levantará la cabeza.” Los comentarios de la Biblia de Ginebra, “Bajo la semejanza de un capitán que está tan deseoso de destruir a sus enemigos, que no hará escasa la bebida en el camino, Él muestra cómo Dios va a destruir a sus enemigos.” En otras palabras, este Rey victorioso y Guerrero, no dejará el camino de Su batalla, incluso para refrescarse a sí mismo. Beberá en el camino, y no dejará de ir por el camino. No dejará por un momento su misión, ni se hará a un lado hasta que lo haya logrado.

Siguiendo este ejemplo de nuestro Mesías, los cristianos no deben permitir que nada les distraiga progresando en el reino de Dios. Nuestro Rey conquistador gobierna ahora y somete a muchos de acuerdo a Su voluntad y energía diaria. No debemos permitir que las falsas divisiones e interpretaciones de la Escritura nos distraigan de Su camino; por lo que muchos han dejado el camino con el fin de beber de los arroyos de Scofield y sus seguidores. Hay que volver a la batalla como Cristo lo ha ordenado, como los apóstoles lo entendieron, y como el pueblo de Dios, nos hemos expandido progresivamente hasta ahora.”

Notas finales:

[1] C. I. Scofield, La Biblia de Scofield de referencia (Nueva York: Oxford University Press, 1945), 645-5n1.
[2] Craig Blaising y Darrell L. Bock, Dispensacionalismo Progresivo (BridgePoint, 1993), 178, 312n7.
Artículo publicado 19 de junio de, 2009

Traducido por William García

wiax@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>