VISIÓN
AMÉRICA LATINA

Construyendo los cimientos intelectuales para la futura civilización cristiana.

[et_pb_section admin_label=”section”]
[et_pb_row admin_label=”row”]
[et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Text”]

“Construyendo los cimientos intelectuales para la futura civilización cristiana en México”.

Bienvenidos a VisionAmericaLatina.com donde esperamos contagiarte con la esperanza que tenemos para el futuro de México a causa del evangelio de Jesucristo. El propósito de este sitio es construir los cimientos intelectuales para la futura civilización cristiana en México.

Construyendo los cimientos intelectuales: Las ideas traen consecuencias. La manera de vivir de un pueblo, como votan y gastan su dinero, las leyes de la nación, tienen sus cimientos en su cosmovisión. El trabajo de hacer discípulos de la nación es una tarea de educación, “enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes.” (Mateo 28:20).

El futuro es nuestro. Como cristianos, sólo nosotros tenemos la esperanza de la resurrección (1 Corintios 15:12-58). Sólo nosotros tenemos la esperanza de estar cara a cara con el Señor cuando pasemos de este mundo antes del día de la resurrección (2 Corintios 5:8). Y sólo nosotros tenemos la seguridad que el futuro en el tiempo y espacio en que vivimos hoy es nuestro, “…ya sea Pablo, o Apolos, o Cefas, o el universo, o la vida, o la muerte, o lo presente o el futuro; todo es de ustedes, y ustedes son de Cristo, y Cristo es de Dios.” (1 Corintios 3:22, 23). Jesús nos enseñó a orar, “venga tu Reino; hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo.” (Mateo 6:10). Esto es una tarea tras generaciones.

La civilización cristiana en México: ¿Es posible? ¿Cómo será? ¿Debe ser el enfoque de nuestros esfuerzos? ¿Cómo lo hacemos? Estas son las preguntas que esperamos contestar sobre tiempo en una serie de artículos y con otros recursos en este sitio. Nuestra respuesta a las preguntas, “si es posible y algo que debe ocupar nuestro tiempo” es un sí enfático. La pregunta no es si sino cuándo. Si no esta generación, la próxima.

Un pueblo clamando por la salvación y la paz. México está sufriendo demasiado. La inseguridad social, la economía que no produce suficiente trabajo, la corrupción, los impuestos opresivos, la inflación y la desintegración de la familia son temas que caracterizan nuestros tiempos en la historia de nuestro querido México. El pueblo, especialmente el pueblo cristiano, está clamando para alivio. A veces no estamos seguros acerca de cuál remedio es posible. ¿Cómo debemos orar y hacia qué futuro debemos trabajar?  ¿Qué debemos hacer? En cada tiempo y lugar siempre hay un remanente que Dios usa para avanzar su Reino. El remanente en México está creciendo. Es a este remanente que esperamos proveer los recursos para crecer una fe bíblica para toda la vida.

Estamos sembrando semillas de mostaza confiando que traerá una cosecha. La cosecha probablemente será más allá que nuestras vidas. Como gente de la tercera edad, el lema de estos últimos años de esta vida ha llegado a ser Salmo 71:17, 18:

“Tú, oh Dios, me enseñaste desde mi juventud,
y aún hoy anuncio todos tus prodigios.
Aun cuando sea yo anciano y peine canas,
no me abandones, oh Dios,
hasta que anuncie tu poder
a la generación venidera,
y dé a conocer tus proezas
a los que aún no han nacido”.

[/et_pb_text][/et_pb_column]
[/et_pb_row]
[/et_pb_section]

2 comentarios

  1. Apenas me inscribí comer lector de este sitio, pero ¡qué inspiración y qué autoridad se puede discernir de lo que estoy leyendo!

    Como ex-mexicano quien ahora vivo y soy ciudadano de EEUU, amo a México y al mexicano no por orgullo ni por nacionalismo sino porque el mexicano es creado en la imagen de Dios. Por lo tanto, existe la posibilidad que el mexicano sea redimido para llegar a poder ser reflejo de esa imagen, como en el principio.

    La redención de Cristo salva almas del pecado y del infierno, pero también nos empodera a regresar al Mandato Original, el tomar dominio sobre toda creación y toda institución. Adelante, amigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *