Nov 20

El Verdadero Evangelio VS, El “Evangelio” Amputado

Por Bojidar Marinov

Se ha puesto de moda en estos días que predicadores y teólogos nos den el “evangelio” en una forma corta. “El Evangelio en 6 minutos.” O, “el Evangelio en una frase.” Lo que suele presentarse es una breve declaración acerca de la obra de Jesús para nuestra salvación individual. Y eso es todo. El principal mensaje del Evangelio para nuestros predicadores modernos parece ser que nuestra salvación individual es el objetivo más importante de Dios, y Cristo vino a servir y lograr ese objetivo más importante. Por lo tanto, la visión moderna del Evangelio en muchas iglesias no difiere demasiado de la visión de las religiones paganas. De hecho, no difiere de lo que los paganos quieren que el Cristianismo sea. Hay muchas cosas que se excluyen del Evangelio: la cultura, la justicia, familias, historia, ciencia, etc. El “evangelio” de nuestros predicadores modernos se limita estrictamente a una sola área: yo y lo mío.

Pero ¿que es el Evangelio según la Biblia? ¿Podemos limitarlo a la salvación individual de sólo las almas? ¿Se puede disminuir el mensaje Cristiano a “todo se trata de tener una relación personal con Jesús”? ¿Podemos estar de acuerdo con los ministros cristianos que dicen que la acción social cristiana no se puede “confundir con el Evangelio”? ¿Cuál es el Evangelio? ¿cuál es su área de operación adecuada, y cuáles son sus límites apropiados de acuerdo a la Biblia?

En la búsqueda de la verdadera naturaleza del Evangelio tenemos que comenzar con el hecho de que no hay un solo versículo en la Biblia que limita el mensaje del Evangelio a únicamente la salvación individual. La Biblia no dice: “El Evangelio es sólo esto, y no aquello.” No hay un área de la vida para la cual la Biblia dice, “Pero esto no es el Evangelio,” o “El Evangelio no tiene nada que decir acerca de esto.” cualquier límite, cualquier tipo de límites colocados en el área legítima del mensaje del Evangelio son totalmente hechos por el hombre y proceden del prejuicio teológico personal del predicador o del teólogo, no de la sana exégesis.

Sí, la Biblia habla mucho de la salvación individual de las almas de los hombres como parte del mensaje del Evangelio. Pero la parte importante que juega la salvación individual en el mensaje del Evangelio no excluye la parte cultural del Evangelio. No hay un lenguaje de “esto-pero-no-aquello” cuando se discute el mensaje del Evangelio. El autor bíblico del Evangelio no se limita de ninguna manera. La gente se salva de forma individual, es un hecho. Dios está en la tarea de traer gente a la fe salvadora, basada en el sacrificio de su Hijo en la cruz. Pero ahí no es donde termina el Evangelio. Sus reivindicaciones y Su mensaje son integrales, que abarcan toda la vida. El Evangelio no se define como un “evangelio de la salvación,” salvo en un solo lugar, Efesios 1:13, donde se describe lo que hace el Evangelio, no lo que el Evangelio es. E incluso en Efesios 1, el idioma no implica ningún tipo de limitación en el mensaje y el significado del Evangelio.

Si bien no existe un lenguaje limitante en la Biblia con respecto a los límites apropiados del mensaje del Evangelio, ciertamente hay un buen montón de evidencia de su carácter integral. La Biblia habla del Evangelio utilizando el lenguaje del poder universal, autoridad universal y la jurisdicción universal. El Evangelio está definido por Jesús como el Evangelio del Reino, lo que apunta a su contenido integral y a su intención. Jesús no centró su ministerio en la salvación de las almas individuales; de hecho, en muchos lugares, como en Mateo 13:10-17, Él parece no usar deliberadamente oportunidades para salvar personas, se centró en cambio en una meta más alta, ¡enseñarle a Sus discípulos acerca… del Reino! La realidad más elevada y completa del Reino de Dios era tan central en el Evangelio – en contraposición a la salvación de las almas individuales simplemente – que Jesús pasó 40 días de su vida después de la resurrección en la tierra explicando el Reino a los discípulos. En el último capítulo de Juan y en el primer capítulo de Hechos donde aprendemos acerca de Su ministerio después de la resurrección, ni siquiera se menciona la palabra “salvación”. El tema central es el Reino, una vez más, lo que significa un gobierno universal de Cristo sobre todo poder y autoridad en el cielo y en la tierra.

Un versículo citado, pero a menudo mal entendido, por nuestras iglesias modernas es Juan 3:16: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, sino que tenga vida eterna.” En la ideología de los modernos teólogos y pastores este versículo es casi universalmente interpretado en el sentido de: el objetivo principal de Dios, y por lo tanto el principal propósito del Evangelio es convertir a la gente y salvar las almas del infierno.

Pero esto no es lo que dice el versículo. La salvación de las almas no es el objetivo en absoluto; es sólo un medio para un objetivo superior. El verso comienza con la meta más alta: “Dios amó tanto al mundo.” Aquí se muestra la atención de Dios dirigida a todo el mundo, no sólo a las almas individuales. La salvación de las almas individuales sólo está sujeta a la meta más alta, como vemos en la conclusión del pasaje en el siguiente versículo: “Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo pueda ser salvo por él “.

El “sagrado versículo” del evangelismo moderno no tiene que ver con la salvación de las personas como un fin en sí mismo; Al final es la salvación de todo el mundo, del cosmos, de la creación de Dios que fue contaminada por el pecado y la maldición, y ahora Dios está restaurándola para Sí mismo, y a través de la salvación de los creyentes como un medio, no un fin en sí mismo.

El lenguaje de otro pasaje central para la evangelización del Nuevo Testamento – la Gran Comisión en Mateo 28:18-20 – es tan universal e integral: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.” La base para la predicación del Evangelio se establece así: la autoridad total integral de Jesucristo sobre todas las áreas de la vida, en el cielo y en la tierra. Ahora, si el Evangelio solamente se refiere a la salvación de las almas individuales, entonces ese fundamento es una exageración grave; para arrebatar almas del pecado y del infierno Cristo no necesita establecer el hecho de su autoridad completa. Somos salvados individualmente por su sacrificio en la cruz. ¿Por qué necesita hablar de su potencia total, si la intención, el contenido, y el final de su Evangelio eran estrictamente individual? Tal lenguaje de reivindicaciones globales sólo tiene sentido si es seguido por un lenguaje de las necesidades integrales; es decir, si el Evangelio Él les obliga a predicar es tan amplia, que abarca todos los ámbitos de la vida, incluyendo la vida personal y la salvación del creyente, pero no se limita a ella.

Y de hecho, el resto de la Gran Comisión tiene sólo una pequeña referencia al aspecto individual del Evangelio: “bautizándolos.” Y esto es sólo como un medio, en el contexto de un mayor enfoque integral en todo el mundo: “discipular a las naciones, enseñarles a hacer todo lo que os he mandado. “(el texto griego no contiene la frase” hacer discípulos “, el significado exacto es “discipular a las naciones”, como naciones, no como individuos tomados fuera de la naciones) las Naciones. – Como naciones, como entidades integrales – deben ser discipuladas a obedecer activamente lo que Cristo mandó, todo, incluyendo el Antiguo Testamento. La Gran Comisión en Mateo 28:18-20 refleja el pasaje de Juan 3:16-17; la intención y el contenido del mensaje del Evangelio son integrales, dirigiéndose a todo el mundo como mundo y como naciones, y la salvación personal de los individuos es sólo un medio importante para este objetivo, pero nunca un fin en sí mismo.

Si el Evangelio se limita sólo a la salvación individual de los hombres, entonces no podemos encontrar mucho sentido en las palabras de Jesús en Mateo 10:18: “Incluso serán llevados ante gobernadores y reyes por mi causa, como testimonio a ellos y a los gentiles. Pero cuando los entreguen, no se preocupen de cómo o qué hablaran; porque en aquella hora les será dado lo que van a decir”.

La salvación individual de los hombres es la misma para reyes y para la gente común. ¿Por qué los discípulos habrían de preocuparse por “cómo o qué” decir a los reyes y gobernantes, si sólo debían hablar de la salvación individual? ¿Qué hay en el testimonio a los reyes y gobernantes que sea diferente? La única respuesta posible a esta pregunta se encuentra en la naturaleza integral del Evangelio, el hecho de que el Evangelio habla a toda la vida, y por lo tanto habla a cada uno en su área específica de autoridad y dominio bajo Dios. Los reyes y los gobernantes no tienen ningún problema cuando sus súbditos tienen que ver con su salvación personal; la verdadera dificultad radica en decirle a un rey cómo gobernar de acuerdo con “todo lo que os he mandado.”

Y, en efecto, vemos que los cristianos fueron perseguidos en el Imperio Romano no porque predicaban la salvación individual. No eran los únicos que la predicaban; de hecho, Roma tenía un panteón especial (todos los dioses) cada dios nuevo o salvador estaba debidamente registrado y aprobado en servicio del Imperio. Pero Jesús era diferente. ¿Que lo hacía diferente, y por qué fueron perseguidos los cristianos? La respuesta es: Su mensaje no se limitó a la salvación individual o la vida personal del creyente, sino que era un desafío global para el propio Imperio. En palabras de los propios perseguidores: “todos ellos actúan contra los decretos de César, diciendo que hay otro rey, Jesús” (Hechos 17:7).

Era la naturaleza integral del Evangelio, que exige la rendición de todos los poderes de la tierra a Jesús lo que causó las persecuciones a los cristianos. La imagen dulce de la salvación sobrenatural nunca produjo tales persecuciones; la declaración de la autoridad de Jesús en la tierra, sobre todas las áreas de la vida, incluyendo la política y la cultura, lo hizo. Un versículo que se utiliza para apoyar la visión truncada del Evangelio es 1 Corintios 15:1-4: “Ahora os hago saber, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el que también se apoyan, por el cual también sois salvos, si retenéis la palabra que os he predicado, si no creísteis en vano. Porque yo os entregué en primer lugar lo mismo que recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día según las Escrituras”

De hecho, este pasaje parece que limita el Evangelio a la salvación individual. Pero la cita no es completa. El pasaje continúa lógicamente hasta que Pablo dice acerca del reino de Cristo: “Porque él tiene que reinar hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.”

El lenguaje universal, integral del Evangelio está presente también en este caso. No hay ningún versículo en el medio del capítulo, diciéndonos, “Y este no es el Evangelio.” Por el contrario, antes de este comentario sobre la amplia victoria de Jesús, Pablo habla de la resurrección de los creyentes que se encuentra en el corazón mismo de la Evangelio. Después de este comentario Pablo continúa con el tema de la resurrección. Nada nos dice que las palabras de Pablo acerca del poder total de Jesús está fuera del Evangelio, una especie de “paréntesis” en el texto. El sometimiento de todos los poderes, todas las autoridades – sí, incluidas las autoridades políticas, sociales, económicas, y en otros terrenos – a Cristo es parte del mensaje del Evangelio. Excluirlo del Evangelio significa truncar el Evangelio a lo que Rushdoony llama una “religión de misterio pagana,” una que el Senado romano habría fácilmente aceptado en el Panteón de Roma.

Pablo habla incluso de manera más explícita acerca de la naturaleza integral del Evangelio de Cristo cuando comenta en Romanos 8 sobre la naturaleza de nuestra liberación de la esclavitud. Explicando que el Espíritu da testimonio de que somos hijos de Dios, libres y redimidos, no pierde la oportunidad de recordar a sus lectores que esta liberación de nuestras almas individuales no es un fin en sí mismo; es sólo un medio para un objetivo superior y el propósito de Dios:

“Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sujetada a vanidad, no voluntariamente, sino por aquel que la sometió, en la esperanza de que la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad de la gloria de los hijos de Dios. Porque sabemos que toda la creación gime y sufre dolores de parto hasta ahora” (Rom. 8:19-22).

Una vez más, no somos salvados sólo para ser salvados. Dios tiene un propósito más elevado para nosotros: Aplicar nuestra liberación y salvación a toda la creación. ¿Eso implica nuestro mundo social, económico, político, también? Sí. El versículo dice, toda la creación. En la misma carta, al explicar las implicaciones prácticas del mensaje del Evangelio, Pablo también incluye las funciones del gobernante civil: Debe ser un siervo de Dios. Esta misma afirmación era considerada traición en el Imperio; como ya hemos visto, los cristianos fueron perseguidos por esa razón específica, afirmaban que Cristo era una autoridad superior a César. En la constitución política del Imperio, César era dios; quien no podía ser un “diácono” de otro dios. El Evangelio sin embargo invadió el reino de César y exigió su sujeción a Cristo en todo, incluyendo sus políticas.

Pablo es claramente firme sobre la aplicabilidad del Evangelio en todos los ámbitos de la vida, incluida la justicia criminal. A diferencia de los teólogos y predicadores modernos, Pablo no creía o predicaba ninguna dicotomía entre la Ley y el Evangelio. El Evangelio incluye la Ley, como es obvio a partir de la declaración de Pablo en 1 Timoteo 1:8-11. Allí, después de explicar la vigencia de la Ley de Dios en materia de justicia penal, y diciendo que la ley es buena cuando se aplica a los delincuentes, Pablo no duda en añadir, “según el glorioso evangelio del Dios bendito, que se me ha confiado”.

Pablo es claro: El Evangelio que predicaba no se limita a la salvación de las personas. Incluía todo poder y toda autoridad, incluyendo los poderes civiles. El Evangelio que a Pablo se le había confiado requería el uso justo de la Ley, y por lo tanto el castigo de los delitos enumerados, por la Ley. Pablo fue fiel en la obediencia a la Gran Comisión: A las naciones se les debe enseñar todo lo que Cristo había mandado, y por lo tanto el mensaje del Evangelio incluye disposiciones de la Ley contra delitos civiles.

Cualquier truncamiento del Evangelio para la salvación personal solamente habría sido desobediencia. Mucho más se puede decir de las reivindicaciones globales del Evangelio en la Biblia. Una cosa está clara: Los que limitan el Evangelio a la salvación individual de las almas de los hombres no anuncian el Evangelio bíblico. El Evangelio bíblico es el Evangelio del Reino, una declaración completa de la autoridad total de Jesucristo sobre todas las áreas de la vida, incluyendo la política, la cultura, la economía, etc. Cuando no somos capaces de hacer la declaración del Evangelio a toda la vida, sólo servimos a aquellos que quieren la desaparición del cristianismo.

 

Traducido por William Garcia

wiax@hotmail.com

Deja un comentario

Your email address will not be published.