Honores a la Bandera Nacional – ¿Palabras Inocuas?

Por Roger Oliver

“Temerás al Señor tu Dios; Le servirás, te allegarás a Él y sólo en Su nombre jurarás.” Deuteronomio 10:20

“También han oído que se dijo a los antepasados: ‘NO JURARAS FALSAMENTE, SINO QUE CUMPLIRAS TUS JURAMENTOS AL SEÑOR.’  “Pero Yo les digo: no juren de ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de Sus pies; ni por Jerusalén, porque es LA CIUDAD DEL GRAN REY.  “Ni jurarás por tu cabeza, porque no puedes hacer blanco o negro ni un solo cabello.  “Antes bien, sea el hablar de ustedes: ‘Sí, sí’ o ‘No, no’; porque lo que es más de esto, procede del maligno. Mateo 5:33-37

“Por tanto, cuando me propuse esto, ¿acaso obré precipitadamente? O lo que me propongo, ¿me lo propongo conforme a la carne, para que en mí haya al mismo tiempo el sí, sí, y el no, no? Pero como Dios es fiel, nuestra palabra a ustedes no es sí y no.     Porque el Hijo de Dios, Cristo Jesús, que fue predicado entre ustedes por nosotros, por mí, Silvano y Timoteo, no fue sí y no, sino que ha sido sí en El. Pues tantas como sean las promesas de Dios, en El todas son sí. Por eso también por medio de Él, es nuestro Amén (así sea), para la gloria de Dios por medio de nosotros.” 2 Corintios 1:17-20

“Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro.” Mateo 6:24

¿Son sólo palabras el juramento a la bandera nacional?

¡Bandera de México!,
legado de nuestros héroes
símbolo de la unidad
de nuestros padres
y de nuestros hermanos,
te prometemos ser siempre fieles
a los principios de libertad y justicia
que hacen de nuestra Patria
la nación independiente,
humana y generosa
a la que entregamos nuestra existencia.

¿Dónde está Dios en estas palabras? ¿A esto entregamos nuestra existencia? ¿Qué opina Dios? Es un juramento de pacto con algo que no es Dios y una violación del primer mandamiento, “No tendrás dioses ajenos delante de mí.”

“Pero,” se dice, “son sólo palabras.” ¿Qué piensa Dios de esta actitud? Que tu sí sea sí y tu no, no. Si no tomas en serio tus juramentos, ¿son confiables tus votos de matrimonio? ¿Tus promesas de pagar a tiempo o cumplir un contrato?

¿Y qué de Romanos 13:1-7? “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.” Primero, ¿dónde en este pasaje dice que la sumisión a la autoridad civil establecida por Dios incluye un juramento de pacto a la bandera nacional? Segundo, ¿cuál es el papel del gobierno civil según este pasaje? Es servidor de Dios para nuestro bien. ¿Cómo? Por medio de castigar al que hace lo malo. (Romanos 13:4). Pedro dice que Dios envía o comisiona el magistrado civil para castigar a los que hacen el mal y reconocer a los que hacen el bien. (1 Pedro 2:13, 14) ¿Un gobierno que pone leyes que son abominación a Dios es siervo de Dios? ¿Un gobierno que demanda el homenaje que pertenece a Dios es siervo de Dios?

Pablo nos exhorta a orar por los magistrados en 1 Timoteo 2:2. ¿Para qué? ¿Para tener éxito en todo lo que quieren hacer? ¡No! Oramos por ellos para tener paz y tranquilidad y llevar una vida piadosa y digna. ¿Tenemos seguridad, paz y tranquilidad bajo el pacto con el Estado mesiánico? Esta exhortación era una ofensa a los magistrados en el imperio romano. Si el César es un dios, no oras por él, oras a él. ¿A esto entregamos nuestra existencia? ¿Son palabras inocuas?

¿No dijo Jesús de dar a César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios? Primero, ¿Jesús está cancelando el primero y segundo mandamientos? No tendrás otros dioses delante de mí. No te harás imagen de ninguna semejanza. Además de la imagen de César, la moneda tenía una inscripción, “César, hijo de Dios.” ¿Es César hijo de Dios? El pueblo había hecho un pacto con César. Vivir bajo esta tiranía era juicio de Dios. ¿Quién es el dueño de toda la creación? ¿No es Dios dueño de César? Segundo, ¿por qué contesta así Jesús? Porque eran fariseos y partidarios de Herodes y querían sorprenderle en una palabra. Así contestó Jesús porque conocía su malicia. Tercero, ¿Nuestra lealtad de pacto pertenece a César o a Dios?

¿No es mi deber patriótico participar en los honores a la bandera? Esta pregunta es otra versión de las demás que ya hemos contestado con un detalle importante, la diferencia entre el patriotismo y el nacionalismo. El patriotismo honra a Dios, su Ley y su voluntad para la nación. El nacionalismo honra la soberanía del hombre, sus leyes y sus propósitos sin considerar lo que agrada u ofende a Dios. Según los siguientes versículos, ¿quién es el único soberano sobre la tierra? ¿Dónde está la justificación para el orgullo nacional?

Salmo 24:1, “De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan.”

“De uno solo, Dios hizo todas las naciones del mundo para que habitaran sobre toda la superficie de la tierra, habiendo determinado sus tiempos y las fronteras de los lugares donde viven.” Hechos 17:26

Leyendo Daniel 3 me hizo pensar de los honores a la bandera. ¿Qué dirían Sadrac, Mesac y Abed-nego a la pregunta, ¿por qué en el Pierre Viret Learning Center no dan honores a la bandera en la ceremonia de apertura según lo que marca el manual de procedimientos del programa académico que usamos? Adaptando su respuesta a Nabucodonosor,

“No es necesario que te respondamos sobre este asunto. He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos de la mano de este gobierno corrupto. Y si no, sepan que no serviremos al dios del estado, ni tampoco hacemos juramentos de pacto a cualquier símbolo o imagen.”

¿Qué pasó con Sadrac, Mesac y Abed-nego? Pasaron por la prueba, Dios los rescató, los hombres violentos del gobierno que les echaron en el horno murieron en la llama y el gobierno terminó glorificando a Dios. Nos preguntamos porque nuestro gobierno corrupto puede blasfemar contra nuestro Dios y porque Dios no ha dado más influencia a la iglesia en la sociedad. Puede ser porque el estado sabe que damos honor a nuestro Dios con los labios, pero seguimos dando honor al dios del estado con nuestras acciones. Seguramente Dios sabe.

Claro, hay banderas en la Biblia, para asamblea sobre la marcha y la organización del ejército en batalla. No hay evidencia de ceremonias de honores a las banderas. Dios es nuestra bandera y escudo. Lo que debe distinguir a una nación sumisa a Dios es su ética según la ley de Dios (Deuteronomio 4:5-8). De hecho, nuestra ética es famosa al nivel mundial. Es el tema de muchos chistes aun en nuestro querido México.

¿Y qué de la ética de los cristianitos? ¿Somos diferentes? Se revela cuando los contratamos. “¡Cuidado con los cristianitos! Te sacarán provecho en el nombre de dios.” Somos hermanos en Cristo. ¿No hablan los inconversos igual del pueblo cristiano? Los chistes de nuestra ética incluyen aún el pueblo cristiano. Un ejemplo.

Hubo un hermano en la iglesia que era carnicero. Otro hermano de la misma iglesia pasó a su carnicería para sus compras y le dice, “Hermano, fíame un kilo de carne.”

El hermano carnicero le responde, “No hermano, no puedo fiarte un kilo de carne.”

“¿Pero por qué? Somos hermanos en Cristo. No tengo para pagarte y debemos cuidarnos los unos a los otros. Por favor.”

“Sí, somos hermanos del Espíritu, pero no de la carne.”

¿Por qué es chistoso? Un buen chiste funciona porque tiene por lo menos un grano de verdad. Implica que el carnicero conocía al manito y sus hábitos en el trato de los demás. ¿Cómo cumplimos con el mandato de amar al prójimo como amamos a nosotros mismos? Según Pablo en Romanos 13:8-10, por medio de cumplir con los mandamientos 6 al 10 en nuestro trato cotidiano a los demás. Lo que distingue el amor cristiano es la ética cristiana.

En el Pierre Viret Learning Center celebramos una ceremonia de apertura cada mañana. Cantamos un himno marcial a Cristo nuestro Rey, recitamos los 10 Mandamientos, enseñamos un rasgo de carácter del cristiano y terminamos con la oración del Señor. El manual de procedimientos del programa académico que usamos requiere que esta ceremonia incluye un juramento a la bandera nacional, a la bandera cristiana y a la Biblia. Hemos visto que la costumbre es incluir la escolta, el juramento a la bandera nacional seguido cantar el himno nacional, un juramento a la bandera cristiana y un juramento a la Biblia.

Observamos que los juramentos a las banderas se contradicen. ¿Cómo podemos jurar entregar nuestra existencia a la bandera nacional y luego jurar nuestra lealtad al Salvador y su reino? ¿Y porque empezar con la bandera nacional? ¿No creemos que Cristo es soberano sobre México como es sobre toda la creación? Acerca del juramento a la Biblia, tampoco lo hacemos. Es hacer del libro un objeto de adoración sin enseñar la ética y juicio que demanda la Palabra/Ley de Dios. Es demasiado similar a los cultos en algunas sinagogas de los judíos mesiánicos. La Tora es parte del culto, pero un objeto para besar y adorar. Convierte la fe cristiana en misticismo mágico en vez de lo que es, ético/judicial. “Hacer justicia y juicio es a Jehová. Más agradable que sacrificio.” Proverbios 21:3

No hay porque preocuparnos que no demos honores a la bandera nacional ni que no cumplimos con la letra de la ley del programa académico en la ceremonia de apertura. Primero, la ley del estado no puede obligarnos a violar nuestra conciencia como personas y como institución privada. Segundo, no es un requisito que puede descalificar el Learning Center de ser una escuela de calidad del programa académico. Hablé con el liderazgo nacional y así me confirmaron. No pueden ni quiere obligarnos a violar nuestra conciencia.

Para los que todavía no están de acuerdo, es la política del Learning Center por las razones trazadas arriba. Si aún no estás convencido, tienes tres opciones: 1. Acepta la política sin murmurar, 2. Trae tu argumento bien pensado en contra a la administración, 3. Amablemente buscar una escuela que cumple con tus expectativas.

“Obedezcan a sus dirigentes y sométanse a ellos, pues cuidan de ustedes como quienes tienen que rendir cuentas. Obedézcanlos a fin de que ellos cumplan su tarea con alegría y sin quejarse, pues el quejarse no les trae ningún provecho. Oren por nosotros, porque estamos seguros de tener la conciencia tranquila y queremos portarnos honradamente en todo.” Hebreos 13:17, 18

[1] Curiosamente el profesor Raúl Bringas Nostti de la UDLA en su libro, Antihistoria de México: ¿Un Pasado sin Héroes, nación ni bandera, (Editorial Planeta Mexicana, México, DF, 2014) llama el himno nacional violento. No comparto la cosmovisión de este señor, pero estoy de acuerdo con su apreciación del himno nacional y de su análisis de la historia de México.

Daniel y la Clase Política

Entonces los gobernadores y sátrapas buscaban ocasión para acusar a Daniel en lo relacionado al reino; mas no podían hallar ocasión alguna o falta, porque él era fiel, y ningún vicio ni falta fue hallado en él. Entonces dijeron aquellos hombres: No hallaremos contra este Daniel ocasión alguna para acusarle, si no la hallamos contra él en relación con la ley de su Dios. (Daniel 6:5)

La Historia de Daniel en la fosa de los leones es una historia de la clase política contra Dios y su siervo. El Rey Darío reconoció la fidelidad y habilidad de Daniel y lo puso por jefe sobre los demás burócratas y gobiernos. Por celos estos hombres buscaban algo contra Daniel para quitarlo de su puesto. No hallaron nada para acusarle. Reconocieron que no hay neutralidad entre la Ley de Dios y la ley del hombre y que la ley de un pueblo refleja quien es su dios. Los no creyentes reconocen que no hay neutralidad mejor que el pueblo de Dios.

Le hicieron una trampa a Daniel precisamente sobre este punto y el primer mandamiento, “No tendrás dioses ajenos delante de mí.” (Éxodo 20:5; Deuteronomio 6:7) La ley que la clase política sugería era un reemplazo del primer mandamiento. En efecto, el edicto dijo, “No tendrás dioses ajenos del Rey Darío.” La sanción por desobedecer esta ley era la pena de muerte en la fosa de los leones.

Ya sabemos como terminó la historia y quienes sufrieron la pena de muerte en la fosa de los leones. Dios siempre tiene la última palabra. La nueva ordenanza del Rey Darío era realmente un edicto del Dios Rey de todo el universo. Él que no se somete a la soberanía de Dios sufre las consecuencias.

“De parte mía es puesta esta ordenanza: Que en todo el dominio de mi reino todos teman y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel; porque él es el Dios viviente y permanece por todos los siglos, y su reino no será jamás destruido, y su dominio perdurará hasta el fin.” (Daniel 6:26)

La clase política secular y la élite del mundo moderno tienen poder para hacer el mal porque el pueblo de Dios no los resiste. No los resiste porque no cree que su Dios sea el Rey soberano y omnipotente sobre los reinos de la tierra y que gobierne por su Ley.

Un Rey tiene un reino y una Ley. La clase política en los días de Daniel sabía que no iban a hallar en él ocasión alguna para acusarle si no la fuera en relación con la ley de su Dios. La clase política moderna no tiene temor del pueblo de Dios porque saben que este pueblo no cree que su Rey todavía gobierne en el tiempo por su Ley. Así que acepta lo que diga el gobierno secular, por malo que sea, sin queja porque lo acepta como si fuera la voz y ley de su Rey Jesucristo.

Observaciones Aleatorias Acerca de la Economía y la Política

por Roger Oliver

¿Qué es un salario justo?

Un debate recurrente en nuestros días es sobre el salario digno o justo. Pablo cita la Ley en 1 Timoteo 5:18, “Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su salario.” Dice que el obrero es digno, no habla de su salario. ¿Qué es un salario digno? Algunos opinan que debe ser suficiente para una vida decente, comida, ropa, alojamiento, recreo, etc. ¿Es esto una perspectiva bíblica?

Primero Jesús apoya el derecho del dueño de poner el salario que quiere. Dice R.J. Rushdoony al respecto:

“…El dueño de una propiedad es el único gobernante de su propiedad y puede hacer lo que quiera con lo suyo, siempre que trate con honradez a sus trabajadores. Por eso, en la parábola del dueño que contrató a hombres a diferentes horas del día, algunos por la mañana, otros a la hora tercera, sexta y novena, y sin embargo les pagó a todos el mismo salario, el Señor declaró: «¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envidia, porque yo soy bueno?» (Mt 20:15). El dueño le había dicho a cada uno: «Recibiréis lo que sea justo» (Mt.20:7), y si algunos trabajaron solo una hora pero recibieron el salario de todo un día, no se hizo ninguna injusticia a los que trabajaron todo el día y recibieron el salario de todo un día. El dueño está en deuda según el trabajo rendido. El control de su dinero y propiedad, sin embargo, no pasa por ello al trabajador.” Rushdoony, Institución de la Ley Bíblica, p. 511

El otro lado de la moneda es que el obrero tiene todo derecho de hacer lo que quiere con sus habilidades y tiempo. En un mercado libre, el patrón tanto como el obrero tiene derecho sobre lo que Dios le ha encargado. Un patrón que no trata bien a sus obreros no va a tener a obreros para su negocio pero tiene todo derecho de tronar la empresa por su necedad.

“Muchos objetarán que, sin esta interferencia estatista, el patrón queda libre para robarle al trabajador. Esto es dar por sentado que el mundo no está bajo la ley de Dios, pero, puesto que está bajo la ley de Dios, el robo a la larga acarrea su castigo.” Rushdoony, Institución de la Ley Bíblica 513.

El llamado por el control central de la economía de parte del gobierno muestra falta de fe en Dios y su reino sobre su creación. También es hacer un dios del estado para hacer la justicia como la definimos nosotros. Muestra la frustración con Dios que no atiende la miseria a nuestra manera y en nuestro tiempo.

Segundo, si definimos un salario decente en términos de suficiente para comprar la comida, ropa, casa, y recreo, ¿cómo se determina los precios para estas cosas? No requiere un genio en la economía para ver que el control de la economía por unas tantas élites nunca termina con una sola cosa. Es el mercado libre, la libertad de compra y venta entre las personas, que determina los precios. Los precios sólo son un metro de lo que la gente está dispuesta a comprar. Últimamente es el consumidor, los mismos obreros y dueños, que determina el precio de las cosas. Cada intento de controlar los precios causa distorsiones en este intercambio entre miles de millones de personas.

Entra aquí en la plática el problema de la inflación. ¿Qué es la causa de la inflación? Muchos piensan que son los empresarios que quieren robar al pueblo que tienen control de esto. La competencia elimina esta posibilidad. La causa de la inflación es el dinero deshonesto, el dinero de papel que el gobierno imprima para financiar los proyectos y deseos de la élite. Además, el sistema de préstamos a la margen, la reserva fraccional, permite a los bancos a prestar dinero de sus clientes 6 a 10 veces y cobrar intereses que no concuerdan con la Ley de Dios tampoco. La inflación es un impuesto escondido y la causa es el mismo gobierno y su banco central.

“La reserva bancaria fraccional, papel moneda respaldado parcialmente o sin respaldo, y la inflación de dinero por la deuda y crédito, y es, así, una violación de esta ley. Isaías, al mencionar las acusaciones en la lista de acusaciones de Dios contra Jerusalén, declaró que «Tu plata se ha convertido en escorias, tu vino está mezclado con agua» (Is 1:22). La referencia es a pesos falsos, plata reemplazada por metales inferiores, o en fuerte aleación con ellos, y a medidas falsas, un litro de vino convertido un galón mezclándolo con agua.” Rushdoony, Institución de la Ley Bíblica, p. 475

Si Dios está gobernando según su Ley, ¿por qué sigue la miseria y la injusticia después de 500 años de reformas?

Primero, la respuesta está en las sanciones de la Ley, bendiciones y maldiciones, que se encuentra en Levítico 26 y Deuteronomio 28. Si no creemos que esto es para nosotros, vayamos a seguir buscando respuestas en otros lugares. Segundo, a pesar de todo, Dios ha sido misericordioso con México. Veo carros en todos lados, gente hablando por celular, comunicamos por What’s App, y tenemos un gran problema con la obesidad, es decir, no hay tanta hambre en México y lo que hay no es de a causa de la escasez de comida. Este progreso es la gracia de Dios por medio de las personas productivas. El gobierno no es la fuente de nada de esto, no produce nada.

¿Qué del dicho mal de los monopolios?

Primero, ¿según cuál norma está mal ganar control de un porcentaje grande del mercado por medio de ofrecer productos y servicios de calidad a precios bajos? Ningún empresario tiene recursos ilimitados para vender sus productos y servicios a precios debajo de sus costos. Creer que es posible es negar los hechos de la matemática y la economía.

Segundo, la única manera de ganar control de 100% de un mercado y mantenerlo por mucho tiempo es por medio del poder del gobierno para controlar la competencia. Rockefeller tenía control de un máximo de 90% del mercado para petróleo y no duró por más que una década, tal vez dos. ¿Cuántos años ha tenido PEMEX un monopolio del petróleo en México. Rockefeller ganó el mercado por medio de proveer un producto de calidad a un precio muy bajo. La gente pobre podía iluminar sus casas por 10 centavos la hora. ¿Qué ha dado el monopolio de PEMEX sostenido por el gobierno? Precios altos en la gasolinera.

Tenemos que seguir el ejemplo de Pablo, “13Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” Filipenses 3:13, 14. Es tiempo de dejar la carga de los 500 años de reformas del pasado en el pasado y poner los ojos en los 500 años porvenir. ¿Por qué no hemos visto los cambios esperados en las reformas de los 500 años pasados? ¿Puede ser porque eran reformas basadas en el humanismo y no en el gobierno de Dios? Cristiano, el futuro es nuestro y sí, tenemos un futuro brillante y lleno de esperanza porque nuestro Cristo reina, es poderosos e invensible.

“Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.” Apocalipsis 11:15

Repensando Romanos 13

Rev. Rusty Lee Thomas. (Original en inglés aquí)

Romanos 13:1-4 Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él. 2 Por lo tanto, todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido. Los que así proceden recibirán castigo. 3 Porque los gobernantes no están para infundir terror a los que hacen lo bueno sino a los que hacen lo malo. ¿Quieres librarte del miedo a la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás su aprobación, 4 pues está al servicio de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, entonces debes tener miedo. No en vano lleva la espada, pues está al servicio de Dios para impartir justicia y castigar al malhechor.

La mayoría de la gente no reconoce que tan valiente era el apóstol Pablo a escribir estas palabras bajo la inspiración del Espíritu Santo. La autoridad gobernante en ese momento era Roma. El emperador enloquecido era Nerón. Como se recordará, Nerón era el endemoniado que tocaba el violín mientras Roma ardía en llamas y echó la culpa a los cristianos. Este engaño abrió las compuertas de la cruel persecución contra el pueblo de Dios. Fue en este ambiente que Pablo define el papel del gobierno civil en el Nuevo Testamento.
Lee el artículo completo!

Análisis Lógico y Teológico de las Políticas Actuales de Migración en Estados Unidos

Por Bojidar Marinov

Estimado Señor: Se me informa que un barco con alemanes salió hacia Baltimore, entre los cuales va cierto número de artesanos. Yo soy bueno en este negocio y me falta una Casa de Carpintería y Albañilería, (y realmente comprendo su profesión) y me haría un favor al comprarme uno de ellos. Yo no lo limitaría sólo a los alemanes. Si son buenos trabajadores, pueden ser de Asia, África o Europa. Pueden ser musulmanes, judíos o cristianos de cualquier denominación o aún ateos. Sin embargo, yo preferiría que fueran de mediana edad a jóvenes, con buen semblante y buen carácter a bordo de la nave en lugar de otros que no tuvieran ninguna de estas características para ser recomendados, aunque después de todo, la verdadera prueba debe estar en la alimentación. No lo limito a un precio ya que pagaré el precio de compra de demanda. Esta solicitud estará vigente hasta que sea cumplida o sea revocada porque no pueda darse en este momento y tenga otros que cumplan los requisitos posteriormente. Todo mi respeto, al cual se une mi esposa, para la Señora Tilghman y para la Sra. Carroll.

Antes de que se ofendan, esto no se trata de comprar esclavos sino de contratar siervos bajo convenio. La servidumbre bajo contrato era una forma en la que mucha gente pagaba sus deudas y acumulaba capital mientras que estaban protegidos económicamente. Esto era algo instituido que ayudaba a muchos inmigrantes a venir a Estados Unidos y establecerse aquí. De hecho, si puedes rastrear a tus ancestros en este país más de 6 generaciones atrás, hay un 100% de posibilidad de que ellos llegaron aquí como servidumbre bajo contrato o que contrataron siervos bajo convenio como una forma de ayudarlos a inmigrar. La historia de algunos poblados en el centro de Texas, el corazón alemán/checo/polaco de Texas es una historia de familias completas que llegaron como siervos de uno u otro noble alemán o austriaco. La servidumbre bajo contrato es un concepto Bíblico y puedes leer sobre esto en el comentario de economía de Gary North acerca del caso de las leyes en Éxodo 21- 40.

¿Alguien puede adivinar el nombre del autor de esta carta? ¿Alguna idea de quien es el empresario rico al que no le importaría contratar africanos o asiáticos, sin importar de qué religión fueran, judíos o aún musulmanes, con tal de que fueran buenos trabajadores? ¿Alguna idea de quién es este menospreciable traidor liberal acaudalado que no ve ningún problema en que musulmanes migren a Estados Unidos y que aún los contrate para sus negocios, robándoles de manera efectiva a los trabajadores estadounidenses locales y honestos su derecho a estar en su negocio?
Lee el artículo completo!