May 17

¿La Ley De Dios en el Nuevo Testamento?

Capilla del Learning Center, Mayo 13 del 2016. Por: Misael Rodríguez

May 06

Como pensar según el pacto

¿Cómo ser un hombre espiritual… qué es un hombre espiritual?)
Capilla del Learning 04/05/2016

Abr 16

¡Zombies! ¿Como se ve alguien que no conoce a Dios?

 

¡Zombies! ¿Como se ve alguien que no conoce a Dios?
Capilla del Learning, 13/04/2016, Pastor Hiram Ramirez Caba

Abr 08

La encarnación de Jesús y su enemigos

La encarnación de Jesús y su enemigos
Capilla de Pierre Viret Learning Center 06/04/2016

Abr 04

La Igualdad en la Biblia

El vocabulario del colectivismo moderno habla de la justicia social. ¿Qué significa? Es código para la redistribución de los bienes despojando de unos para dar a otros. En realidad hace a todos pobres y enriquece a la clase política y sus cuates empresariales. Se llama mercantilismo o fascismo. La igualdad en la Biblia es igualdad bajo la ley de Dios, no igualdad económica.

Proverbios 22:2, “El rico y el pobre se encuentran; A ambos los hizo Jehová.”

Obviamente Dios hizo el pobre y el rico. Nos manda cuidar al necesitado pero de ninguna manera nos manda a quitarle al rico parar dar al pobre y hacerlos iguales en términos de sus ingresos.

Levítico 19:15, “No harás injusticia en el juicio, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al grande; con justicia juzgarás a tu prójimo.”

Aquí vemos que la igualdad en la Biblia es igualdad bajo la ley en el juicio entre el bien y el mal. El mandato es juzgar al rico y al pobre según la misma norma de la Ley de Dios, no hacerles igual de ingreso.

Mateo 26:11, “Porque siempre tendréis pobres con vosotros.”

Jesús dijo que siempre habrá pobres. Se puede reducir pero no eliminar. Además la pobreza es relativa a la riqueza del pueblo entero. Los pobres hoy tienen mucho más que los reyes de la antigüedad – un teléfono celular, su carabacho, una televisión, y rara vez les falta comida. ¿Quién define la pobreza y para que propósito? Uno que tiene menos que Carlos Slim no es necesariamente pobre pero la clase política puede clasificarlo así para animar al pueblo a votar por impuestos altos para despojar a Slim de lo que ha ganado.

Mateo 25:15 La parábola de los talentos.

Los siervos no reciben igual capital, uno 5 talentos, otro 3 y otro 1 según la voluntad del maestro y su evaluación de la capacidad de cada uno.

1 Corintios 12:11 (hablando de los dones) “Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.”

Anota bien, “como él quiere” y esto es justo.

Filipenses 4:11-13, “No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación Sé vivir en humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”

El contentamiento no está en recibir igual pago como el vecino sino en Cristo, la fe de las aves.

Filipenses 4:19, “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.”

Suplir tus necesidades, no necesariamente hacerte rico o darte igual a lo que tiene tu vecino.

Éxodo 20:17, “No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.”

Deuteronomio 5:21, “No codiciarás la mujer de tu prójimo, ni desearás la casa de tu prójimo, ni su tierra, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.”

Las personas que forman la clase pobre cambian año por año. Los jóvenes empiezan sus matrimonios pobres y avanzan a lo largo de sus vidas. Una persona que vende una casa es clasificada rica el año que realiza el ingreso por la venta de la casa. El año siguiente regresa a la clase media o pobre porque no va a vender una casa otra vez.

Los que son realmente pobres en el sentido bíblico son los que se quedan pobres siempre por una variedad de razones. Por ejemplo las viudas y huérfanos, los que sufren pérdidas por causas fuera de su control y los que son perezosos, borrachos, drogadictos, etc. Somos responsables de dar a los pobres que aman el pacto. Dar a un perezoso no lo ayuda mientras dar a una viuda en necesidad que no tiene familia es obligatorio.

Igualdad de ingreso es una idea pagana, el mismo paganismo que no respeta la persona como individuo ni tiene teoría de la persona. Es un rechazo pleno del Creador y su soberanía de dar a cada persona según su voluntad. El afán por la igualdad económico es la política de la envidia y codicia. El despojo por voto de la mayoría y el despojo legalizado es la injusticia organizada o codificada.

 

Mar 22

Como Cumplir con los Mandamientos más Importantes

Marcos 12:28-31, “Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.”

En nuestros días, este pasaje está interpretado como una nueva ley que reemplaza toda la Ley en el Antiguo Testamento. Pero no es una nueva ley. Jesús está citando la Ley de Moisés, precisamente el mandamiento de amar a Dios está en Deuteronomio 6:5 y de amar al prójimo en Levítico 19:18. Además, la interpretación moderna convierte el amor al Señor al misticismo y el amor para el prójimo al sentimentalismo. ¿Es correcto? Pues, no.

Dijo un amigo en una conversación en What’s App, “La genuina ley de Dios se concreta en dos hechos: amarle a Él con todo el corazón y amar al prójimo como nosotros nos amamos. La obra perfecta de Dios en cada hijo suyo le da una posición tal que deja de ser el centro de sus pensamientos y acciones y se dedica en agradar a Dios en todo lo que piensa y hace, así como llevar en los hechos el amor que ya tiene para expresarlo a favor del prójimo. Pero no se nos olvide que para que esté proceso sea perfecto tenemos que reconocer que nosotros podemos amar porque Él nos amó primero.”

Está bien pero no completo. Tal como la genuina Ley de Dios se concreta en el amor para Dios y para el prójimo, de igual manera, se concreta el amor para el prójimo en términos de cumplir con la ley hacia él. Es decir, el amor que se cumple no es sentimentalismo, es práctico como se mostró en las acciones del buen Samaritano. (Lucas 10:29-37) Pablo define el amor para el prójimo en términos de la ley.

Romanos 13:8-10, No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor.

¿Cuáles son los malos que no hace el amor al prójimo? No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento.

Los Proverbios son una exposición de la Ley en acción. Considera Proverbios 3:27-29
No te niegues a hacer el bien a quien es debido,
Cuando tuvieres poder para hacerlo.
No digas a tu prójimo: Anda, y vuelve,
Y mañana te daré,
Cuando tienes contigo qué darle.
No intentes mal contra tu prójimo
Que habita confiado junto a ti.

Levítico 19:9-18 es la explosión original de la ley de amor. Vs 17, 18, “No aborrecerás a tu hermano en tu corazón; razonarás con tu prójimo, para que no participes de su pecado. No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová.”

¿Y qué del mandato de amar a Dios? Se encuentra por primera vez en Deuteronomio 6:5 en el contexto de la exposición de la Ley. ¿Qué encontramos en el capítulo 5? Los 10 mandamientos. Considera los primeros 3 versículos del capítulo 6,

“Estos, pues, son los mandamientos, estatutos y decretos que Jehová vuestro Dios mandó que os enseñase, para que los pongáis por obra en la tierra a la cual pasáis vosotros para tomarla; para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados. Oye, pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien en la tierra que fluye leche y miel, y os multipliquéis.”

Y el versículo 4, el famoso “shema” de Israel (escucha, pon atención), “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.”

Anota bien que el siguiente versículo empieza con la palabra “y” e igual para los siguientes versículos. En el hebreo indica una continuación de la exposición de la idea presentada.

Vs. 5, “Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.”

Vs. 6-9 “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.”

Todas estas proclamaciones son conectadas e indispensables para entender que significa que Dios es uno y nuestro y así lo amarás con todo tu corazón, aliento de vida y vigor. Cuando Jesús citó esta ley en respuesta a la pregunta, ¿cuál es el mandamiento más importante? la cita asume que su audiencia conoce lo demás del pasaje. No se puede sacar el texto de su contexto y entenderlo.

¿Cómo amamos a Dios pues? Por medio de guardar sus mandamientos.

Juan 14:15, “Si me amáis, guardad mis mandamientos”

Juan 14:21, “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama…”

Juan 15:10, “Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.”

1 Juan 2:3-6, “Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.”

1 Juan 5:2-3, “En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.”

Como el amor para el prójimo se define por medio de obedecer la Ley así el amor para Dios se define en términos de obedecer su Ley. Tal como el amor para el prójimo no es el sentimentalismo así el amor para Dios nos es el misticismo.

Entradas más antiguas «