ago 13

Una conversación entre la mujer en necesidad, la moabita Rut, y el pariente redentor, Booz.

Del muro de Roger Oliver

Una conversación entre la mujer en necesidad, la moabita Rut, y el pariente redentor, Booz.

ruth y boozRut 2:10-13
“Y ella dijo: Señor mío, halle yo gracia delante de tus ojos; porque me has consolado, y porque has hablado al corazón de tu sierva, aunque no soy ni como una de tus criadas.
Y Booz le dijo a la hora de comer: Ven aquí, y come del pan, y moja tu madre y la tierra donde naciste, has venido a un pueblo que no conociste antes. Jehová recompense tu obra, y tu remuneración sea cumplida de parte de Jehová Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte.
Y ella dijo: Señor mío, halle yo gracia delante de tus ojos; porque me has consolado, y porque has hablado al corazón de tu sierva, aunque no soy ni como una de tus criadas.

 

En este pasaje vemos:

1. El pacto es siempre más importante que la sangre. Rut era moabita, una raza enemiga de Israel. Judicialmente Booz era pariente redentor de Noemi, no de Rut. Pero Rut amaba al pacto con Dios y lo expresó en su amor y compromiso con su suegra. Mateo 12:49,50 “Extendiendo su mano hacia sus discípulos, [Jesús] dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre.”

2. El misterio de Cristo, “que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio,” Efesios 2:6, siempre ha sido el corazón de Dios hacia sus elegidos.

Galatas 3:6-9, “Así Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia.Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham.Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones.De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham.”

Juan el Bautista (Lucas 3:8) “Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos: Tenemos a Abraham por padre; porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras.”

Romanos 9:8, “Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes.”

Efesios 1:3-6, “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado.”

ago 12

Del muro de Roger Oliver

transitoMuy buena la caricatura. El único detalle aquí es que el oficial representa la ley del hombre y no necesariamente la ley de Dios. La base de soberanía que sostiene la ley en nuestras sociedades modernas no es la Ley de Dios sino el concepto de Rousseau de la “voluntad general” del pueblo.

Ojalá que tuviéramos leyes civiles basadas en la Ley de Dios. ¿Cuándo fue la última vez que viste a un policía en México dar una multa? Usan la amenaza de la multa exagerada e injusta para pedir una mordida. He escuchado que los capitanes de la policía ponen cuotas de mordidas diarias que sus subordinados tienen que recolectar. En un caso era $1,000 por día. ¿Esto es justicia? ¿Esto es libertad?

En la situación en que nos encontramos la obediencia fiel a la ley civil del hombre no es una garantía de la libertad. Solo la Ley de Dios es justa, la única norma que define la ética y la moral. En este sistema humanista lo que es legal no es necesariamente moral y lo que moral no es necesariamente legal.

La frase, “bajo la gracia no bajo la ley” en Romanos 6:14 no implica que la ley fue abrogada. Las opciones no son ley o no ley sino cuál ley gobierna, ¿quién es el soberano que pone la ley? Empezando con esta interpretación incorrecta de la relación entre la gracia y la ley, el pueblo de Dios no tiene argumento contra los abusos de las autoridades civiles. La iglesia moderna ha regresado a la esclavitud en Egipto. El juicio de Dios empieza con su propia casa.

jun 29

Más Libros

Los invitamos a visitar nuestra sección con más libros, dentro de nuestro sitio, es una serie de libros en formato pdf.

Click AQUI para acceder a la sección.

jun 18

1 Timoteo 1:8-11 ¿La Ley no es para el Justo?

“Pero nosotros sabemos que la Ley es buena, si uno la usa legítimamente. Reconozcamos esto: que la ley no ha sido instituida para el justo, sino para los transgresores y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los que matan a sus padres o a sus madres, para los asesinos, para los inmorales, homosexuales, secuestradores, mentirosos, los que juran en falso, y para cualquier otra cosa que es contraria a la sana doctrina, según el glorioso evangelio del Dios bendito, que me ha sido encomendado”. 1 Tim 1:8-11 NBLA

El justo vivirá por fe. Habacuc 2:4; Romanos 1:17

Un error común en la interpretación de este pasaje es concluir que el justo no está obligado vivir según la Ley. La Ley no es para el justo sino para los rebeldes, insubordinados, impíos y pecadores, etc. La conclusión incorrecta es que no hay ley ninguna para guiar la vida del dicho justo. Aparentemente cada justo hace lo que le parece bien ante sus propios ojos. ¿Es el justo una ley a sí mismo?

Primero, ¿qué es lo que Identifica al justo como un justo si no es una vida conforme a la ley? La palabra traducida “transgresores” es ἄνομος en griego, uno que no tiene respeto para la ley, un quebrantador habitual de la ley. Literalmente significa “sin ley” o “menos la ley.” Si la ley es para el que vive menos la ley o sin la ley, ¿cómo podemos concluir que el justo no vive por la ley? El opuesto de un quebrantador de la ley es uno que la obedece. El justo seguramente no es autónomo de la ley o una ley a sí mismo. El instante que el justo ignora la ley se convierte en un “a-nomos” un transgresor de la ley.

Segundo, el pasaje no está hablando de la justificación que es parte de la salvación sino del uso correcto de la ley por el justo que vive por fe. Pablo habla de la justificación en otros pasajes. Nacemos bajo una sentencia de pena de muerte. Somos justificados en Cristo en el sentido que la sentencia contra nosotros está legalmente cancelada. “El anuló el acta que había contra nosotros, que por sus decretos nos era contraria, y la ha quitado de en medio al clavarla en su cruz” (Colosenses 2:14). Una vez justificado, ¿cómo vive el justo? Vive por fe, Romanos 1:17, una cita de Habacuc 2:4. Acerca de este pasaje R.J. Rushdoony observa:

“El justo vivirá por la fe” es, como hemos visto, una cita de Habacuc 2: 4; el orador es Dios mismo. Para entender lo que significa la fe, tenemos que estudiar la palabra hebrea usada en Habacuc 2:4. Es אֱמוּנָה (emauah), lo que significa fidelidad, estabilidad, firmeza; la palabra griega usada en Romanos 1:17 es πίστις (pistis), que tiene el mismo significado.

Vivir por fe significa vivir por la fidelidad a Dios y Su pacto, un pacto de ley dada como un acto de gracia por Dios el Señor. (Rushdoony, R.J. Romans & Galatians. Vallecito, CA: Ross House Books, 1997, p. 11)

Tercero, los delitos en el pasaje son violaciones de leyes de las cuales el gobierno civil es responsable para aplicar las sanciones en la en la Ley de Dios. La ley no es para el justo en el sentido de que el gobierno civil no tiene poder sobre él porque obedece la ley, no comete estos delitos.

Cuatro, el pasaje empieza con un “pero” contrastando el uso legítimo de la ley con los que “quieren ser maestros de la Ley, aunque no saben lo que dicen ni entienden las cosas acerca de las cuales hacen declaraciones categóricas.” (1 Timoteo 1:7) Lo que sigue explica el uso correcto de la ley, en particular, las sanciones delegadas al gobierno civil.

Quinto, la lista de delitos es una lista parcial. Todos los delitos son lo que es contrario a lo que es según la sana doctrina, la sana enseñanza. ¿Debemos concluir que la sana doctrina está en contra de la Ley o que el justo es exento de la obligación de vivir según la ley? “¿invalidamos la ley por la fe? ¡De ninguna manera! Más bien, confirmamos la ley.” Romanos 3:31. Además, el pasaje concluye con una afirmación que esta enseñanza acerca del uso correcto de la ley es según el glorioso evangelio encomendado a Pablo. Aparentemente la ley es parte del evangelio, las buenas nuevas del Reino de Cristo.

Resumen: el pasaje no habla de la doctrina de la justificación sino del uso correcto de la ley. La ley es para el quebrantador de la ley. El opuesto, el justo, no es autónomo sino uno que vive por fe: fidelidad a Dios y su Ley dada como un acto de gracia. Según la lista de delitos, el texto habla de las actividades criminales sobre que el gobierno civil tiene responsabilidad de aplicar las sanciones en la ley, la pena de muerte por ejemplo. La ley no es para el justo en el sentido de que el justo obedece la ley, no comete estos delitos, así que el gobierno civil no tiene poder sobre él.

jun 17

La Democracia Bíblica vs la Humanista

¿Cómo puedo yo solo llevar el peso y la carga de ustedes y sus pleitos?
Escojan de entre sus tribus hombres sabios, entendidos y expertos (reconocidos por el pueblo por su experiencia, liderazgo y justicia), y yo los nombraré como sus jefes.’
Entonces ustedes me respondieron: ‘Bueno es que se haga lo que has dicho.’
Así que tomé a los principales de sus tribus, hombres sabios y expertos (reconocidos por el pueblo), y los nombré como dirigentes suyos: jefes de mil, de cien, de cincuenta y de diez, y oficiales para sus tribus.
En aquella ocasión di órdenes a sus jueces y les dije: ‘Oigan los pleitos entre sus hermanos, y juzguen justamente entre un hombre y su hermano, o el extranjero que está con él´.
‘No mostrarán parcialidad en el juicio; lo mismo oirán al pequeño que al grande. No tendrán temor del hombre, porque el juicio es de Dios. El caso que sea muy difícil para ustedes, me lo traerán a mí, y yo lo oiré.’
En aquella misma ocasión les mandé todas las cosas que debían hacer.

Deuteronomio 1:12-18

En Deuteronomio 1:9-16, la forma requerida de gobierno en la iglesia y el estado se expone. Lo que Dios requiere es el reverso de la forma normal o habitual, que es de arriba hacia abajo. El gobierno por una élite en la cima de poder es un modelo antiguo tanto como un modelo moderno. En la República de Platón se sostiene que es la única forma válida, es decir el gobierno por los reyes-filósofos. Estos hombres son una élite no elegida, no se someten a ninguna ley, su voluntad determina todas las cosas. Esto es, por supuesto, el patrón del marxismo y el fascismo y también de la llamada Comunidad Europea que se rige por los gobernantes no elegido y cuya ley es su voluntad.

El requisito de Dios es el gobierno de abajo hacia arriba en términos de su ley. Comienza con el autogobierno del hombre cristiano, con la familia como un gobierno, la iglesia, la escuela, la vocación, la sociedad y sus diversos grupos y agencias voluntarias y por último, el gobierno civil, uno de muchos gobiernos. (R. J. Rushdoony, Deuteronomy, Volume V of Commentaries on the Pentateuch, 8–9)

La cuestión de la libertad es ante todo una cuestión de soberanía y de la responsabilidad. ¿Quién es soberano y a quién es el hombre responsable? Esta fuente de la soberanía es también la fuente de la libertad. Si la soberanía reside en Dios y sólo se mantiene ministerialmente por los hombres (autoridad delegada) entonces la responsabilidad básica del magistrado y del gobernado es Dios quién también es la fuente de la libertad. Pero si la soberanía reside en el estado, ya sea una monarquía o la democracia, el hombre no tiene apelación más allá de la ley del estado y ninguna fuente de la ética aparte de el. Tal persona es totalmente responsable a ese orden del estado y únicamente cuenta con los derechos que el Estado decide otorgarle.

La palabra “comprender” significa tanto “abarcar” o “contener” y “entender.” Lo que contiene al hombre es también la fuente de nuestro entendimiento del hombre. Si el hombre es una criatura del estado entonces se debe entenderlo en términos del estado. El hombre según Aristóteles es un animal social que nunca puede trascender su orden político. Sin embargo, el hombre según el cristianismo, creado a imagen de Dios, no puede ser contenido en cualquier cosa menos el decreto y orden eterno de Dios ni se entiende salvo en términos de Dios mismo. Por lo tanto, el hombre no es entendible en términos de hombre sino en términos de Dios. La Monarquía y la democracia absoluta, el estatismo en otras palabras, llegaron a existir como rivales del paganismo y movimientos anticristianos, cualesquiera que sean sus reclamos ostensibles en contrario. (R. J. Rushdoony, This Independent Republic, Esta República Independiente, p. 14).

 

jun 02

Observaciones Aleatorias Acerca de la Economía y la Política

por Roger Oliver

¿Qué es un salario justo?

Un debate recurrente en nuestros días es sobre el salario digno o justo. Pablo cita la Ley en 1 Timoteo 5:18, “Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su salario.” Dice que el obrero es digno, no habla de su salario. ¿Qué es un salario digno? Algunos opinan que debe ser suficiente para una vida decente, comida, ropa, alojamiento, recreo, etc. ¿Es esto una perspectiva bíblica?

Primero Jesús apoya el derecho del dueño de poner el salario que quiere. Dice R.J. Rushdoony al respecto:

“…El dueño de una propiedad es el único gobernante de su propiedad y puede hacer lo que quiera con lo suyo, siempre que trate con honradez a sus trabajadores. Por eso, en la parábola del dueño que contrató a hombres a diferentes horas del día, algunos por la mañana, otros a la hora tercera, sexta y novena, y sin embargo les pagó a todos el mismo salario, el Señor declaró: «¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envidia, porque yo soy bueno?» (Mt 20:15). El dueño le había dicho a cada uno: «Recibiréis lo que sea justo» (Mt.20:7), y si algunos trabajaron solo una hora pero recibieron el salario de todo un día, no se hizo ninguna injusticia a los que trabajaron todo el día y recibieron el salario de todo un día. El dueño está en deuda según el trabajo rendido. El control de su dinero y propiedad, sin embargo, no pasa por ello al trabajador.” Rushdoony, Institución de la Ley Bíblica, p. 511

El otro lado de la moneda es que el obrero tiene todo derecho de hacer lo que quiere con sus habilidades y tiempo. En un mercado libre, el patrón tanto como el obrero tiene derecho sobre lo que Dios le ha encargado. Un patrón que no trata bien a sus obreros no va a tener a obreros para su negocio pero tiene todo derecho de tronar la empresa por su necedad.

“Muchos objetarán que, sin esta interferencia estatista, el patrón queda libre para robarle al trabajador. Esto es dar por sentado que el mundo no está bajo la ley de Dios, pero, puesto que está bajo la ley de Dios, el robo a la larga acarrea su castigo.” Rushdoony, Institución de la Ley Bíblica 513.

El llamado por el control central de la economía de parte del gobierno muestra falta de fe en Dios y su reino sobre su creación. También es hacer un dios del estado para hacer la justicia como la definimos nosotros. Muestra la frustración con Dios que no atiende la miseria a nuestra manera y en nuestro tiempo.

Segundo, si definimos un salario decente en términos de suficiente para comprar la comida, ropa, casa, y recreo, ¿cómo se determina los precios para estas cosas? No requiere un genio en la economía para ver que el control de la economía por unas tantas élites nunca termina con una sola cosa. Es el mercado libre, la libertad de compra y venta entre las personas, que determina los precios. Los precios sólo son un metro de lo que la gente está dispuesta a comprar. Últimamente es el consumidor, los mismos obreros y dueños, que determina el precio de las cosas. Cada intento de controlar los precios causa distorsiones en este intercambio entre miles de millones de personas.

Entra aquí en la plática el problema de la inflación. ¿Qué es la causa de la inflación? Muchos piensan que son los empresarios que quieren robar al pueblo que tienen control de esto. La competencia elimina esta posibilidad. La causa de la inflación es el dinero deshonesto, el dinero de papel que el gobierno imprima para financiar los proyectos y deseos de la élite. Además, el sistema de préstamos a la margen, la reserva fraccional, permite a los bancos a prestar dinero de sus clientes 6 a 10 veces y cobrar intereses que no concuerdan con la Ley de Dios tampoco. La inflación es un impuesto escondido y la causa es el mismo gobierno y su banco central.

“La reserva bancaria fraccional, papel moneda respaldado parcialmente o sin respaldo, y la inflación de dinero por la deuda y crédito, y es, así, una violación de esta ley. Isaías, al mencionar las acusaciones en la lista de acusaciones de Dios contra Jerusalén, declaró que «Tu plata se ha convertido en escorias, tu vino está mezclado con agua» (Is 1:22). La referencia es a pesos falsos, plata reemplazada por metales inferiores, o en fuerte aleación con ellos, y a medidas falsas, un litro de vino convertido un galón mezclándolo con agua.” Rushdoony, Institución de la Ley Bíblica, p. 475

Si Dios está gobernando según su Ley, ¿por qué sigue la miseria y la injusticia después de 500 años de reformas?

Primero, la respuesta está en las sanciones de la Ley, bendiciones y maldiciones, que se encuentra en Levítico 26 y Deuteronomio 28. Si no creemos que esto es para nosotros, vayamos a seguir buscando respuestas en otros lugares. Segundo, a pesar de todo, Dios ha sido misericordioso con México. Veo carros en todos lados, gente hablando por celular, comunicamos por What’s App, y tenemos un gran problema con la obesidad, es decir, no hay tanta hambre en México y lo que hay no es de a causa de la escasez de comida. Este progreso es la gracia de Dios por medio de las personas productivas. El gobierno no es la fuente de nada de esto, no produce nada.

¿Qué del dicho mal de los monopolios?

Primero, ¿según cuál norma está mal ganar control de un porcentaje grande del mercado por medio de ofrecer productos y servicios de calidad a precios bajos? Ningún empresario tiene recursos ilimitados para vender sus productos y servicios a precios debajo de sus costos. Creer que es posible es negar los hechos de la matemática y la economía.

Segundo, la única manera de ganar control de 100% de un mercado y mantenerlo por mucho tiempo es por medio del poder del gobierno para controlar la competencia. Rockefeller tenía control de un máximo de 90% del mercado para petróleo y no duró por más que una década, tal vez dos. ¿Cuántos años ha tenido PEMEX un monopolio del petróleo en México. Rockefeller ganó el mercado por medio de proveer un producto de calidad a un precio muy bajo. La gente pobre podía iluminar sus casas por 10 centavos la hora. ¿Qué ha dado el monopolio de PEMEX sostenido por el gobierno? Precios altos en la gasolinera.

Tenemos que seguir el ejemplo de Pablo, “13Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” Filipenses 3:13, 14. Es tiempo de dejar la carga de los 500 años de reformas del pasado en el pasado y poner los ojos en los 500 años porvenir. ¿Por qué no hemos visto los cambios esperados en las reformas de los 500 años pasados? ¿Puede ser porque eran reformas basadas en el humanismo y no en el gobierno de Dios? Cristiano, el futuro es nuestro y sí, tenemos un futuro brillante y lleno de esperanza porque nuestro Cristo reina, es poderosos e invensible.

“Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.” Apocalipsis 11:15

Entradas más antiguas «