«

»

Jul 31

El Evangelio de la Simpatía

Recientemente escuché de segunda mano que un famoso predicador había dicho que nuestro mensaje del evangelio es atractivo y que la gente lo rechaza porque los cristianos no son gente agradable. No estoy seguro de dónde obtuvo esa idea, ciertamente no de la Biblia.

Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden; a éstos ciertamente olor de muerte para muerte, y a aquéllos olor de vida para vida. Y para estas cosas, ¿quién es suficiente? 2 Co. 2:15,16

Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra. Mas todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado. (Jn. 15:20,21).

Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros. (Mt. 5:11,12)

Ahora, esto no es un mandamiento para ser un idiota. Hay consecuencias negativas para la propagación del evangelio debido a nuestra mala conducta y consecuencias positivas debido a nuestras buenas obras.

Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros. (Rom. 2:24)

manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras. (1 Pe. 2:12).

sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo. (1 Pe. 3:15,16)

¿Cómo debemos responder al abuso?

Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos;(A) nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos. Nos difaman, y rogamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos. (1 Co. 4:12,13).

No seas un idiota cristiano, pero no esperes que todos con los que hablas caigan al pie de la cruz y te colmen con gratitud. Si lo hacen, no estás predicando el Evangelio.

“La verdadera evangelización es más como una orden de detención por un delito de pena de muerte, con la posibilidad de perdón para los culpables. El verdadero evangelismo no vende: procesa (enjuicia), y los que se someten a la acusación también se someten a la gracia salvadora de Dios.” RJ Rushdoony

No venimos predicando con armas y esposas, pero sí venimos con un mensaje que es una demanda judicial frente al tribunal del cielo. ¿A quién le gusta ser acusado? No esperes una respuesta amistosa. Si obtienes una respuesta positiva, será porque el Espíritu Santo los llama y los convence, porque Él los está añadiendo a las filas de los salvos, debido a que son elegidos y predestinados.

Una respuesta hostil no quiere decir que no fuiste lo suficientemente agradable. Se nos ordena ser obedientes, lo cual incluye ser amable con los que nos persiguen, mas no se nos ordena buscar que nos juzguen tan agradables según sus estándares paganos. Tu propia obediencia, incluso tratándolos amablemente según los estándares de Dios, es una acusación. Es probable que te odien por ello.

“Los hombres cuestionan la verdad del cristianismo porque odian su práctica”. JC Ryle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>