Ago 12

Del muro de Roger Oliver

transitoMuy buena la caricatura. El único detalle aquí es que el oficial representa la ley del hombre y no necesariamente la ley de Dios. La base de soberanía que sostiene la ley en nuestras sociedades modernas no es la Ley de Dios sino el concepto de Rousseau de la “voluntad general” del pueblo.

Ojalá que tuviéramos leyes civiles basadas en la Ley de Dios. ¿Cuándo fue la última vez que viste a un policía en México dar una multa? Usan la amenaza de la multa exagerada e injusta para pedir una mordida. He escuchado que los capitanes de la policía ponen cuotas de mordidas diarias que sus subordinados tienen que recolectar. En un caso era $1,000 por día. ¿Esto es justicia? ¿Esto es libertad?

En la situación en que nos encontramos la obediencia fiel a la ley civil del hombre no es una garantía de la libertad. Solo la Ley de Dios es justa, la única norma que define la ética y la moral. En este sistema humanista lo que es legal no es necesariamente moral y lo que moral no es necesariamente legal.

La frase, “bajo la gracia no bajo la ley” en Romanos 6:14 no implica que la ley fue abrogada. Las opciones no son ley o no ley sino cuál ley gobierna, ¿quién es el soberano que pone la ley? Empezando con esta interpretación incorrecta de la relación entre la gracia y la ley, el pueblo de Dios no tiene argumento contra los abusos de las autoridades civiles. La iglesia moderna ha regresado a la esclavitud en Egipto. El juicio de Dios empieza con su propia casa.

Deja un comentario

Your email address will not be published.